Dentro de poco tiempo, quedarse sin batería en el celular mientras estemos lejos de casa podría dejar de ser un problema. Bastará con pedir prestado un cargador a la persona que tengamos más cerca para revitalizar el teléfono sin importar la marca o el modelo del mismo.

La Union Internacional de Telecomunicaciones (el brazo de telecomunicaciones de las Naciones Unidas) aprobó el estandard para producir cargadores de celulares universales que sean adaptables a cualquier modelo de teléfono, y más eficientes energéticamente.

De esta manera, todos los usuarios de teléfonos móviles nos veremos beneficiados porque se podrá utilizar un cargador universal para todos los aparatos futuros, sin importar la marca o el modelo.

Este desarrollo, que debería haber existido desde el invento del celular, ayudará a reducir la cantidad de deshechos electrónicos que son arrojados por toneladas anualmente, al disminuir la cantidad de cargadores producidos. Además de ayudarnos a nosotros, los usuarios finales, a dejar de acumular en cajones todos los cables, cargadores y accesorios que dejamos de usar cada vez que cambiamos el equipo.

En junio, los principales proveedores de teléfonos móviles como Nokia, Sony Ericsson y otros grandes del mercado se pusieron de acuerdo para apoyar la armonización europea de los cargadores de celulares, lo que supone que a partir del año próximo se venderán dispositivos con ese tipo de accesorios estándar.

El tipo de conexión utilizada será micro-USB, que es bastante extendida entre los móviles actuales y otros dispositivos, como cámaras y reproductores de mp3.

Esperemos que siguiendo con este criterio, definan el estandard para la producción del resto de los accesorios relacionados, como los auriculares, los cables de conexion y las tarjetas de memoria. Esto es un avance, pero todavía hay lugar para seguir mejorando.